Escritura creativa. C贸mo desarrollar un proceso de escritura_

Escritura creativa. C贸mo desarrollar un proceso de escritura

Cuando leemos un texto que nos gusta mucho nos da la sensaci贸n de que ese texto siempre fue as铆: equilibrado, exacto, musical, condensado, perfecto… Nunca podemos acceder, desde el texto terminado, al proceso que pudo haber seguido su autorx.聽 Pero siempre hay un proceso.

Un proceso es un modo de concebir el desarrollo de un trabajo en el tiempo: una serie de pasos, o etapas, que debemos seguir para lograr un resultado. Si pensamos que detr谩s de un texto hay un proceso de trabajo, el primer mito que dejamos caer es la idea de 芦genio literario芦, ese mito seg煤n el cual quien escribe posee la iluminaci贸n, el rapto que lo conduce sin fisuras聽 de la p谩gina uno a la 煤ltima, sin que medie todo aquello que en realidad s铆 sucede cuando escribimos: trabas, no saber para d贸nde seguir, no saber c贸mo articular fragmentos que vamos escribiendo y a煤n est谩n dispersos, etc.

Hablar de proceso es poder ubicar a cada etapa del trabajo en su lugar, y pedirle a esa etapa s贸lo eso en lo que vamos a concentar toda nuestra energ铆a creativa:

 

Primer momento: el acopio

Vamos a hablar de un primer momento de Instrospecci贸n o Introyecci贸n.

Llamamos a este primer momento, un momento de Acopio. Anotar, gabaratear im谩genes sueltas, frases, recuerdos, peque帽as o grandes ocurrencias en un cuaderno, en una hoja suelta, en un archivo preliminar de la compu.
Es un momento de indagaci贸n en el que buceamos en nuestras propias im谩genes.

Acopiar es poner junto todo lo que pensemos que nos puede servir para activar la imaginaci贸n en relaci贸n a un proyecto de escritura y ponerlo en movimiento: investigar sobre un tema, buscar textos, fotos, pinturas, pelis de referencia, escribir fragmentos sueltos que a煤n no podemos saber qu茅 posici贸n podr谩n ocupar en nuestra obra.

Acopiar es generar un territorio f茅rtil para desplegar los procesos propios de la imaginaci贸n: la asociaci贸n, la disociaci贸n, la bisociaci贸n, tareas todas implicadas en esos tiempos iniciales de la escritura en las que buscamos configurar al mismo tiempo un mundo y un procedimiento: un modo de contar

La escritura de la obra: el primer borrador

El proceso de acopio decanta en la configuraci贸n de un universo, de un mundo con rasgos propios sobre los cuales podemos comenzar a desplegar la escritura de nuestro texto.
Es este un segundo momento del proceso: 聽el de escribir un primer planteo del texto. Soltar la mano. Generar un volumen de texto sobre el cual trabajar. Es el momento de pasar del acopio a la primera versi贸n. El momento de lograr un primer borrador, para pasar a la tercera etapa.

 

El final del proceso: la correcci贸n

H茅ctor Libertella, un escritor que a m铆 me gusta mucho dec铆a: la mano que tacha es la mano que escribe de veras. Y de alg煤n modo aqu铆 se pone en juego el oficio de escribir. En lograr pasar de ese primer borrador, que siempre es una especie de diamante en bruto al que hay que pulir, a una versi贸n terminada. Acortar frases, eliminar repeticiones, reordenar p谩rrafos, lograr que se entienda, elegir qu茅 dejar, qu茅 sacar, qu茅 reescribir. Momento de imprimir y leer en voz alta para escuchar c贸mo suena. El o铆do es sabio y ayuda mucho a corregir. Esta es la 煤ltima etapa del proceso. Y aunque la versi贸n final es lo 煤nico que unx lector va a conocer de ese texto, la verdad es que no llegamos a una buena versi贸n final de un texto sin transitar todo lo dem谩s: el acopio y ese bloque de m谩rmol: la primera versi贸n sin pulir.

Dec铆a Cort谩zar:

Cuando yo corrijo, una vez en cien agrego algo, completo una frase que me parece insuficiente o agrego una frase porque veo que falta un puente. Las otras noventa y nueve veces corregir consiste en suprimir. Cualquiera que vea un borrador m铆o puede comprobarlo: muy pocos agregados y enormes supresiones.

Porque al escribir, especialmente como escribo yo, r谩pido y dej谩ndome llevar, hay una tendencia a la repetici贸n in煤til, se escapan cosas (y, sobre todo, cuando se trabaja con m谩quina el茅ctrica). Hay que eliminarlas implacablemente.

Es as铆 como se llega a tener eso que llaman un estilo.
Para m铆 el estilo es una cierta tensi贸n y esa tensi贸n nace de que la escritura contiene exclusivamente lo necesario. Imag铆nese que la ara帽a que hace de su tela un modelo de tensi贸n, despu茅s le sacara unos flequitos de costado y los dejara colgar… La mala literatura est谩 llena de flequitos. Es literatura con flecos.禄

Dimensionar de qu茅 se trata el proceso de escribir es el primer paso para iniciarse en la escritura. Desterrar de nuestro propio imaginario el mito del 芦genio literario禄 nos permite reconocer nuestra propia posibilidad de desarrollar la escritura, momento a momento, paso a paso, con la concentraci贸n y la dedicaci贸n que requiere cada fase del proceso.

 

Marian Mazover

Marian Mazover

Soy dramaturga, directora teatral, docente y comunic贸loga (UBA)

Buscar

Suscribite al blog

脷ltimas entradas

Dej谩 tu comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *